OBSERVATORIO DE LA JUSTICIA | Escuela de Derecho

La Escuela de Derecho

Los solicitantes de refugio frente a la emergencia nacional

Como sabemos, el estado de emergencia nacional fue declarado el 15 de marzo, y se hizo efectivo desde el día 16 de marzo. Como consecuencia de esto, se dictaron diferentes medidas para prevenir la propagación del virus COVID-19, muchas personas dejaron de asistir presencialmente a sus centros laborales, las clases presenciales fueron suspendidas hasta nuevo aviso, se cerraron las fronteras, en cierto punto se dictó el toque de queda y la inamovilidad obligatoria los días domingos, entre otras.

Veo necesario resaltar que estas medidas son necesarias para proteger la salud de todos, incluyendo a los migrantes que, en muchos casos, se vieron forzados a abandonar su país de origen para buscar un mejor futuro en nuestro país. Sin embargo, nadie esperaba que esta emergencia sucediera, por lo que muchos se vieron en problemas al estar en proceso de diversos trámites en la búsqueda de regularizar su situación en el país. Si bien esto no empezó desde la emergencia sanitaria, toma su tiempo tener una respuesta acerca de los trámites migratorios y, cabe aclarar, que por un lado tenemos el tiempo de duración legal; y por el otro tenemos el tiempo de duración en la práctica.

Hablaré entonces de los solicitantes de refugio, para ello recordemos la definición de refugiado presente en la Ley Nº27891 (1):

Se considera como refugiado:

a)      A la persona que debido a fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un determinado grupo social u opiniones políticas, se encuentre fuera del país de su nacionalidad y no pueda o, a causa de dichos temores, no quiera acogerse a la protección de tal país; o que careciendo de nacionalidad y hallándose, a consecuencia de tales acontecimientos, fuera del país donde antes tuviera su residencia habitual, no pueda o, a causa de dichos temores, no quiera regresar a él.

 b)      A la persona que se ha visto obligada a huir de su país de nacionalidad o de residencia habitual por causa de la violación masiva de los derechos humanos, agresión extranjera, conflicto interno, ocupación o dominación extranjera; o en razón de acontecimientos que perturben gravemente el orden público.

La solicitud de refugio es un mecanismo de protección para las personas que tienen dichos temores, posterior a la solicitud, el caso de cada persona es evaluado y se resuelve si se le concede la condición de refugiado o no y, en el caso de que la respuesta sea positiva, la persona accede a un carné de extranjería por calidad de refugiado. De este procedimiento se encarga la Comisión Especial Para los Refugiados (CEPR) que funciona por medio del Ministerio de Relaciones Exteriores, y cuenta con oficinas descentralizadas en diversas regiones del país, siendo la principal la sede de Lima.

Las solicitudes de refugio eran antes llenadas vía online por medio de la página de la CEPR, los solicitantes completaban un formulario con sus datos y los de alguna persona de su núcleo familiar que deseaba incluir a su solicitud. La solicitud era recibida y se confirmaba por medio de un correo electrónico donde figuraban la fecha y hora de la cita presencial en la CEPR para pasar una entrevista y obtener el carné de solicitante de refugio. Cabe aclarar que si bien dicho carné permite al solicitante conseguir un trabajo, este no representa un documento migratorio y tampoco permite el acceso a otros servicios como el Seguro Integral de Salud (SIS). Posteriormente, depende de la decisión de la CEPR conceder o no la condición de refugiado al solicitante y tener acceso a un carné de extranjería.

El mayor problema, entonces, era que la cantidad de solicitudes presentadas aumentó considerablemente a medida que más migrantes arribaban al  país. Era notoria la demanda ya que, si bien el plazo legal para brindar una respuesta positiva o negativa con respecto a la solicitud era de 60 días hábiles (2), la espera se volvió indefinida, llegando algunas veces hasta el año sin recibir una respuesta por parte de la CEPR debido a que el sistema estaba saturado.

Fue aproximadamente en septiembre de 2019 cuando la página dejó de funcionar hasta nuevo aviso, entonces las personas que querían solicitar refugio se vieron en la necesidad de tener que ir presencialmente a la CEPR, hacer largas colas y esperar mucho tiempo hasta la hora de cierre para presentar su solicitud;y, en caso de no conseguirlo, volver a ir hasta lograr presentarla. Esta forma de presentar las solicitudes era tediosa y lenta; sin embargo, era el único medio de regularización que tenían muchas personas que no podían aplicar para algún tipo de calidad migratoria por diversos motivos.

A inicios de 2020 la forma de solicitar refugio seguía siendo la misma; sin embargo, el 13 de febrero el Ministerio de Relaciones Exteriores anunció que suspenderían sus funciones de la sede de Lima de la CEPR por motivos de mudanza y de brindar una mejor atención a los solicitantes. Fue entonces que los solicitantes que ya tenían cita y los que querían presentar su solicitud se vieron varados sin opción alguna ya que aún no se tiene fecha ni lugar para la reanudación de las labores de la CEPR.

Los solicitantes que tenían citas fijadas para luego de la fecha de cierre serían reprogramadas y ellos, tanto como los que quieren presentar una solicitud y los que están a la espera de la resolución de su solicitud,  deben esperar a que la CEPR abra nuevamente sus puertas para poder tener una respuesta.

Como vemos, la situación para los solicitantes ya era complicada y, a raíz de la emergencia nacional, se complicó más aun. La CEPR no ha comunicado nada con respecto a la nueva sede ni con respecto a las citas, RR. EE. no ha publicado información relevante en relación a dicha situación y lo único que se sabe es que se retomarán los trámites virtualmente pero, aún no hay fecha exacta ni estimada para ello, por lo que el destino de los solicitantes sigue siendo incierto.

Diana la Rosa

Estudiante de la Escuela de Derecho de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya


(1)    Ley Nº 27891, Ley del Refugiado. Capítulo II, Del Refugiado. Artículo 3º Definición de Refugiado.     

(2)    Ley Nº 27891, Ley del Refugiado. Capítulo IV, Del Reconocimiento de la Condición de Refugiado. Artículo 15º Del Plazo. “La Comisión Especial para los Refugiados en el plazo máximo de 60 días hábiles emitirá una resolución debidamente fundada sobre la solicitud de refugio, salvo que existan circunstancias razonables para prorrogar las veces que sea necesario dicho término.”

Deja un comentario