OBSERVATORIO DE LA JUSTICIA | Escuela de Derecho

La Escuela de Derecho

La Escuela de Derecho, Noticias 12 febrero, 2020

La potencial amenaza de la ausencia de voluntad política en la lucha por la defensa de los Derechos Humanos

El panorama político actual, evidenciado a través de las elecciones parlamentarias del 26 de enero de 2020, parece haber tomado por sorpresa a la gran mayoría de peruanos, pues, aunque aún no contamos con el conteo oficial al 100% de las actas procesadas por la ONPE, ya podemos darnos una idea del grado de representatividad que se ha logrado de acuerdo a la presencia de determinados partidos y congresistas para el próximo congreso peruano (desde la desaparición de los principales actores relacionados al blindaje de funcionarios investigados penalmente, hasta la aparición súbita de un partido “desconocido” como el FREPAP).

Ahora, esta situación, aunque inesperada, nos ha hecho caer en cuenta sobre diversos puntos en agenda que podrían o no estar presentes en las actividades del congreso durante el año 2020 y la primera mitad del 2021. Entre esos puntos de análisis, relacionado a la situación de la migración venezolana y la violencia de género presente en la sociedad peruana, resulta relevante ubicar la agenda de derechos humanos que aún existe como pendiente de la gestión estatal.

Al respecto, resulta particularmente interesante la elección de candidatos como el señor Daniel Urresti, quien se perfila a ser el candidato con mayor cantidad de votos del presente proceso electoral, quien además es acusado por el asesinato del periodista Hugo Bustíos en 1988 durante su tiempo en actividad como efectivo militar en Ayacucho (proceso penal que se encuentra a la espera de inicio de nuevo juicio oral) y que, en paralelo, a través de sus declaraciones sobre la situación migratoria actual, ha dejado entrever un sesgo contrario a la promoción de una migración ordenada, proponiendo incluso, durante su candidatura a la alcaldía limeña, medidas de segregación poblacional como la “ubicación” de ciudadanos migrantes en las zonas más alejadas del país[1].

Dentro de ese mismo escenario, ubicando al Frente Popular Agrícola del Perú (FREPAP) como una de las principales fuerzas políticas en el ámbito congresal, resulta también particular su vinculación a la Asociación Evangélica de la Misión Israelita del Nuevo Pacto Universal (Aeminpu), como brazo político de esta última, y es que esta asociación religiosa habría sido acusada en el año 2015 como responsables de abusos sexuales en contra de 36 de niños y adolescentes que se encontraban bajo su cuidado en Madre de Dios. Sumado a ello, las recientes declaraciones del señor Wilmer Cayllahua han evidenciado su rechazo hacia la comunidad LGTB, categorizándolos como personas que “tienen el mal enquistado en su corazón y en su sangre[2]”.

Es en esta situación que nos surge el cuestionamiento sobre cuál es la relevancia que le otorga la sociedad civil a la representación democrática en materia de derechos humanos. Al respecto, si bien existen partidos políticos que han elaborado propuestas en materia de derechos humanos (incluyendo, por ejemplo, el seguimiento del Plan Nacional de Derechos Humanos 2018-2021), estas propuestas han sido escasas y no todos han logrado pasar la valla electoral que les permita contar con representación en el congreso[3].

Peculiar preocupación despierta en el campo de la defensa de los derechos humanos la falta de representatividad consolidada en este nuevo congreso al tratarse de un país que cuenta con antecedentes históricos relacionados a la grave violación de derechos humanos, teniendo como referente más cercano el episodio de conflicto armado entre los años 1980 y 2000. Sumado a ello, se ha hecho más que evidente la situación de la violencia de género, cuyas cifras más recientes han hecho notar un considerable aumento de estos casos durante los últimos años (llegando en el año 2019 a la cifra más alta de la década en el Perú)[4], que han encontrado además, diversos problemas en su investigación, judicialización y sanción como parte de la responsabilidad del Estado.

Con lo dicho, la preocupación no solo deviene de la aparente falta de interés de los próximos legisladores en la agenda de Derechos Humanos como parte de la responsabilidad asumida por el Estado peruano, sino de la aparente falta de interés de la sociedad civil en el ingreso de este tipo de prioridades al escenario de la representación política, optando, por el contrario, por el apoyo a fuerzas políticas que han demostrado no tener interés en la lucha por los derechos humanos.

El llamado a la reflexión, por lo expuesto, no pretende ubicarse en la crítica política de nuestros nuevos representantes en el congreso, sino en la prioridad que le hemos otorgado al ámbito de los derechos humanos concebidos como una garantía mínima para la vida en sociedad y cuya violación no se limita a una situación propia de nuestro pasado histórico sino que se constituye como una amenaza sistematizada en la actualidad.

La situación de vulnerabilidad de diferentes grupos en el Perú, en el que se incluye a las mujeres, niñas, niños y adolescentes, y población migrante, deberá ser un elemento a tener en cuenta en nuestra participación durante los próximos años, atendiendo a la situación de precariedad presente en nuestro país, requiriendo, ante la potencial ausencia de voluntad política en la lucha por la defensa de los derechos humanos, esfuerzos redoblados por parte de la sociedad civil en la implementación de espacios de difusión y promoción de derechos humanos, ya sea como estudiantes de Derecho o profesionales en la materia.


Juan Diego Del Aguila

Egresado de la Escuela Profesional de Derecho de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya, praticante profesional en la Comisedh Derechos Humanos



[1] Urresti propone mandar a los venezolanos a los “sitios más alejados” del país. 25 de agosto de 2018. Recuperado de: https://larepublica.pe/politica/1305557-daniel-urresti-plantea-ubicar-venezolanos-sitios-alejados-pais-video/

[2] Wilmer Cayllahua, candidato del FREPAP sobre comunidad LGTBI: “Tienen enquistado el mal en su sangre”. 27 de enero de 2010. Recuperado de: https://peru21.pe/politica/wilmer-cayllahua-candidato-del-frepap-sobre-comunidad-lgtbi-tienen-enquistado-el-mal-en-su-sangre-noticia/

[3] Una campaña al congreso con pocas propuestas en derechos humanos. 10 de enero de 2020. Recuperado de: https://ojo-publico.com/1554/una-campana-al-congreso-con-pocas-propuestas-en-derechos-humanos

[4] Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (2020). Reporte estadístico de casos con características de feminicidio registrados por los Centros de Emergencia Mujer. Periodo: Enero – Diciembre, 2019. Recuperado de: https://www.mimp.gob.pe/contigo/contenidos/pncontigo-articulos.php?codigo=39

Deja un comentario