OBSERVATORIO DE LA JUSTICIA | Escuela de Derecho

Diálogos

Diálogos, La Escuela de Derecho 10 octubre, 2016

Del conocimiento a la experiencia

Hagar Ponce, alumna de último ciclo de Derecho en la Ruiz, nos comenta su experiencia en la Defensoría del Pueblo, donde se desempeñó en el Programa de Pueblos Indígenas. Afirma “A lo largo de la carrera hemos contado con diversos cursos enfocados en la resolución de conflictos, en más de uno, estudiamos la problemática existente en la población indígena. Sin embargo, como todo en la vida, la teoría no siempre está acorde a la realidad y, fue justamente en  el Programa de Pueblos Indígenas de la Defensoría del Pueblo donde tuve la oportunidad de poder ir más allá de las lecturas.”

Respecto a las tareas que realizó menciona “una de mis primeras tareas, fue investigar a fondo la normativa nacional e internacional referente a los pueblos indígenas, analizando así el derecho a una educación de calidad en su lengua materna, acorde a su realidad y respetando las costumbres de cada comunidad. Además de hacer un análisis comparativo con los países vecinos. Por otro lado, investigué también la problemática referente al derecho a la consulta previa, al reconocimiento como población indígena y a la inscripción del territorio.”

Y continúa como fue su experiencia cuando pudo conocer de cerca ciertas realidades. “Estuve presente en una de las sesiones del juicio del Baguazo y comprobé que aún queda un largo camino para que exista un verdadero acceso a la justicia, mantener un mecanismo de sesiones continuas no resulta viable cuando los miembros de una comunidad gastan 300 soles sólo en un viaje.”

Y continúa “De igual manera, conocí de cerca la realidad de los colegios y la problemática docente. Es en este contexto donde, como futuros abogados y abogadas, debemos utilizar las leyes en aras de que se respeten los derechos de todos y todas.”

Además durante el tiempo que laboró en la Defensoría del Pueblo, también pudo participar en reuniones con representares de diversas instituciones públicas y privadas y aprender a utilizar los conocimientos adquiridos de manera crítica, concretizándolos más aún a través del análisis de casos que llegaban a la oficina a través de oficios, de visitas y también, con los informes que desarrollaban los comisionados cuando visitaban las comunidades a nivel nacional.

Hagar Ponce menciona que la formación humanista de la universidad le permitió poner en todo momento a la persona como el fin supremo del derecho y, la línea de la Defensoría del Pueblo, le enseñó a utilizar el mecanismo de las recomendaciones como un medio viable para conseguir la garantía de los derechos.

Concluye resaltando “mi experiencia en la Defensoría del Pueblo ha sido muy enriquecedora no sólo profesionalmente sino también en mi formación personal, porque aprendí a tener un pensamiento crítico y enfocado en el respeto de los derechos fundamentales y a mantener el diálogo con todas las entidades involucradas  para que se logren concretizar acuerdos y se ejecuten proyectos.”

Deja un comentario